Ingredientes


  1. La carne nunca debe estar fría. La primera norma que debemos tener siempre en cuenta es que la carne antes de ser cocinada debe estar a temperatura ambiente.
  2. Si cocinamos un filete tal cual sale de la nevera será imposible que nos quede jugoso pues la carne no se cocinará de manera uniforme. Justo antes de echarla en la sartén, sécala con papel absorbente de cocina.
  3. La plancha o la sartén debe estar muy caliente y se entiende que debe ser antiadherente. Siempre os comento que una buena sartén o plancha en vuestra vida dará un punto de nivel a vuestra cocina. Una buena sartén o plancha de aluminio o de aluminio fundido es perfecta, también podéis emplear hierro fundido, pero tendréis que controlar muy bien la temperatura para que se haga la carne tal como queremos.
  4. Utiliza una sartén del mismo tamaño que el entrecot para prevenir que el aceite se caliente y se queme en las zonas de la sartén que no están en contacto con la carne.
  5. En una cocina de gas o inducción se controla mejor la temperatura, pues es constante. El sabor ahumado que le da el toque del fuego en una parrilla es la leche, pero tienes que controlar bien las brasas para que la carne no se te queme. Si estás empezando la sartén es una gran opción.
  6. Podemos emplear aceite de oliva para cocinar el entrecot, pero si la pieza que vamos a cocinar tiene grasa sobrante, lo ideal es usar ésta para untar la plancha. Si no, deberemos echar unas gotitas de aceite de oliva. Se empieza a quemar en torno a los 200º C, así que, lo ideal es echar la carne justo antes de que se alcance esa temperatura.
  7. Mucha gente intenta darle golpes a los filetes o macerarlos con adobos y líquidos extra para ablandarlos. No hace falta, los entrecots son uno de los tipos de filetes más blandos que hay por lo que no necesitan un ablandamiento extra.
  8. Si usas un adobo con una base ácida en un entrecot te arriesgas a que la parte de fuera de la ternera se haga una plasta. Así que si sueles hacer este tipo de adobos, al menos evita aquellos que contengan vinagre, sal u otros zumos cítricos.
  9. Sólo debemos dar una vuelta y por supuesto no se puede pinchar. La carne debe hacerse siempre primero por un lado y luego por el otro. Mucha gente se dedica a marear los filetes, pasando cada cara varias veces por la plancha, lo que hace que la pieza pierda toda la jugosidad.
  10. El punto de cocción es cuestión de gustos y varía mucho en función del grosor de la pieza. Si queremos la carne poco hecha debemos cocinar a fuego fuerte cada lado de la pieza, sacando ésta del fuego antes de que el interior se haga. Si la queremos al punto o muy hecha, haremos lo mismo pero, después de dorar cada lado, bajaremos el fuego, y dejaremos un rato la carne para que se haga por dentro, a nuestro gusto. Para darle la vuelta emplead siempre unas pinzas de cocina.

Otras Recetas


Entraña la plancha

Ver Detalle

Lomo Vetado a la parrilla en bifes

Ver Detalle

Pierna de cordero deshuesada al horno con hortalizas

Ver Detalle